En Odeclas queremos que tu traje de baño tenga una vida aún más larga. Cuidar de nuestro bikini o bañador deportivo de manera adecuada es fundamental para que podamos presumir de modelito durante más tiempo. ¿Quieres saber cómo? Nuestros expertos liderados por Javiera Salcedo, diseñadora, patronista y gurú de tendencias y tejidos técnicos, han confeccionado 11 consejos para que cuides al máximo tu bañador de piscina. Toma nota:

1.- Antes de utilizarlo por primera vez, pon tu bañador nuevo en remojo con agua fría y un poco de vinagre o sal. Además de ser una cuestión higiénica, también ayudará a terminar de fijar los colores de tu bañador de natación.

2.- Cuando salgas de la piscina, recuerda enjuagar tu bañador con agua fría en el grifo o en la ducha. De esta manera eliminarás los restos de cloro.

3.- Antes de meterlo en la bolsa de deporte, escúrrelo cuidadosamente. No fuerces en exceso este proceso y no sufras si el bañador todavía gotea. Así evitaremos que el traje de baño se dañe o se deforme.

4.- Envuélvelo en una toalla y mételo en tu bolsa de deporte. Nunca utilices una bolsa de plástico para transportarlo cuando esté mojado. El exceso de humedad perjudicará el tejido de tu bañador.

5.- No te sientes en superficies muy rugosas. A veces, los bordes de las piscinas son de piedra, hormigón o de algún material áspero. Este roce provoca que salten las fibras del tejido, provocando el tan fastidioso y antiestético peelingEvita sentarte en bordes de estas características, entrando o saliendo de la piscina por las escaleras.

6.- No utilices tu bañador de piscina para disfrutar de una sauna o un jacuzzi. Las altas temperaturas perjudicarán la elasticidad de tu bañador. Utiliza otro bañador o bikini más usado para estas prácticas.

11 consejos para cuidar tu bañador

7.- Cuando quieras lavar tu bañador de piscina, tienes dos opciones. Lavarlo a mano, con agua fría y un jabón neutro. O bien utilizar la lavadora mediante un programa delicado y evitando el ciclo de centrifugado. En ningún caso utilices suavizante.

8.- Está terminantemente prohibido utilizar la secadora, ya que destruirá las fibras elásticas de tu bañador. Se recomienda secar el traje de baño a la sombra, teniendo mucho cuidado si lo colgamos en una cuerda con pinzas. Fíjate muy bien donde colocas las pinzas para evitar marcas o que el tejido se deforme.

9.- No planchar bajo ningún concepto. Evita que el tejido de tu bañador de piscina sufra mediante el contacto con altas temperaturas.

10.- Antes de guardarlo en un cajón o en tu bolsa de deporte, asegúrate que tu bañador está completamente seco. Si guardas tu prenda deportiva cuando todavía está húmeda, podrían aparecer hongos u olores desagradables.

11.- Cuando guardes el bañador en un cajón, procura que no pase mucho tiempo antes de que le vuelva a dar el aire. Sácalo de vez en cuando del armario, ya que la falta de aire puede provocar que las gomas y los hilos pierdan elasticidad, causando la solidificación de las fibras.