Las tendencias están cambiando. No solo en el panorama deportivo, sino en la moda en general. Colecciones y productos que pretenden diferenciarse del resto por su calidad, por sus estampados o por su método de fabricación. Pero lo que aporta un valor añadido es, sin duda, la personalización. Las grandes marcas de lujo están apostando por esta tendencia, pero también otros sectores más asequibles a nuestros bolsillos.

La moda deportiva lo tiene claro. Personalizar los productos aporta una distinción y un plus de singularidad muy valorado por los deportistas. Además de lucir un producto prácticamente exclusivo, el usuario aporta su creatividad y su gusto personal a un diseño estándar, convirtiendo su prenda en algo único.

Los procesos de producción actuales permiten este tipo de personalizaciones sin necesidad de incrementar el coste de las prendas de manera excesiva. La distinción tiene un precio, aunque no desorbitado.

En los deportes acuáticos ocurre lo mismo. ¿Quién no prefiere lucir un bañador o un bikini personalizado antes que una prenda estándar de colección? ¿Y qué pasa con las toallas? Personalizar toallas de natación o de playa también es muy original.

La tendencia en bañadores personalizados es lucir un traje de baño en el que predomine el color elegido por el deportista y un nombre o frase característico. Con el auge de las redes sociales, una de las peticiones que más éxito está teniendo en los últimos meses es el nombre de usuario, por ejemplo, en Instagram.

También hay muchas peticiones para personalizar, con un mismo diseño, el bañador o el bikini deportivo, la toalla y el gorro de natación. Así conseguimos un total look exclusivo y mucho más impactante.

Las personalizaciones en los trajes de baño suelen realizarse a modo individual o bien en grupo. Ya bien para participar en alguna competición, realizar un viaje o disfrutar de un día señalado, como una despedida de soltera o de soltero en la playa, o en un beach club.

Además, es un artículo muy atractivo para regalar en ocasiones especiales, como cumpleaños o aniversarios. También es una prenda especial para combinar con tu pareja o con los miembros de tu familia. De todas formas, personalizar tu bañador, tu bikini, tu toalla o tu gorro de silicona es siempre una buena opción.

Los bañadores personalizados ya no son un lujo, sino más bien una necesidad.